Las naranjas ecológicas tienen más vitamina C que las de agricultura tradicional

naranjas.jpg

Las naranjas ecológicas tienen más vitamina C que las procedentes de la agricultura tradicional, según un estudio comparativo realizado por investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural (ETSIAMN) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

Según un comunicado de la UPV, los investigadores han realizado varios estudios comparativos de la calidad de la misma cantidad de naranjas de diferentes variedades tanto de producción ecológica como convencional, procedentes de explotaciones situadas en las comarcas del sur de la provincia de Valencia.

Los resultados obtenidos hasta el momento constatan que los frutos ecológicos tienen un mayor valor nutricional, ya que con cada 100 ml de zumo de naranja ecológica se alcanza la dosis diaria de vitamina C recomendada (más de 60 mg), mientras que la naranja procedente de agricultura convencional no alcanza esta dosis.

Según la coordinadora de estos trabajos, María Dolores Raigón, el zumo procedente de frutos ecológicos aporta un 10% más de vitamina C y «esta diferencia obtenida en los valores de calidad del fruto proveniente de agricultura ecológica, se convierte en criterio clave para el éxito en la comercialización de estos productos».

«Además, la citricultura valenciana ofrece unos beneficios como potenciar el desarrollo rural de las zonas citrícolas y el mantenimiento de las zonas de bosque de naranjos, sin el cual el riesgo de desertificación sería mucho más alto, y con ello, la pérdida del valor paisajístico del entorno», ha agregado.

Según las últimas estadísticas consultadas por la ETSIAMN, la Comunidad Autónoma de Andalucía cuenta con más de la mitad de la superficie dedicada al cultivo de cítricos ecológicos en España, seguida de la Región de Murcia y de la Comunitat Valenciana.

Además, más del 80% de los cítricos ecológicos producidos en España se exportan, y Alemania es el país que encabeza la importación de cítricos ecológicos, con más de un 40% de las ventas, seguido del mercado interno español, Francia (13%), Reino Unido (9%) y Holanda (8%).

Raigón ha asegurado que la naranja, «tanto en fresco como transformada, es el producto más demandado y representa prácticamente el 80% de la producción ecológica» y le siguen en importancia la clementina, el limón, el pomelo y la lima.

«Aunque la mayor parte de estas producciones se comercializa en fresco, la industria de transformación, especialmente la de zumos y refrigerados, supone una gran oportunidad para el desarrollo del sector de los cítricos ecológicos», ha resaltado.

También ha advertido los problemas de la citricultura ecológica: «desde el minifundismo de las parcelas, que obliga a realizar una agricultura sin agricultores, hasta la creciente dependencia de insumos y la mayor competitividad de otros países, la subida de las materias primas, lo que incrementan los costes de producción, y la tecnificación del cultivo».

Como ventajas, el cultivo de cítricos ecológico «implica recurrir a más mano de obra, tanto para los trabajos de desbroce y la recolección como para la manipulación de la naranja en fresco», ha destacado.

A este efecto socioeconómico hay que añadir los beneficios medioambientales de la producción ecológica, exenta de herbicidas y sustancias químicas de síntesis, lo cual, según Raigón, repercute en la riqueza biológica de los suelos, en la calidad de las aguas subterráneas y en el incremento de la fauna en el entorno de las explotaciones. EFE

Fuente:

Agencia EFE

Universidad Politécnica de Valencia