Producción ovina: una experiencia con lana orgánica en Chubut

Los que encontraron la punta del ovillo

Varios productores de la Patagonia se unieron para certificar su actividad y vender con valor agregado.

Por Liliana Cobelo (lcobelo@clarin.com)

En la Patagonia Argentina, la producción de lana fina orgánica está a la orden del día. La iniciativa pertenece al PROPAT: Grupo de Productores Ovinos Orgánicos de la Patagonia, todos de la provincia de Chubut.

«Nuestro objetivo es transformar en valor el intangible que representa la producción bajo condiciones naturales. Desde el 2000, se incorporaron los sistemas productivos al proceso de certificación orgánica, lo que determina que para el ciclo 2008 haya una superficie total bajo certificación de 40 establecimientos y 1.100.000 hectáreas», contó a Clarín Rural el Ing. Agr. Rubén Contreras, coordinador del Propat y titular del SEA (Soluciones Empresarias Agropecuarias), al tiempo que destacó la segura incorporación de nuevos productores.

Los establecimientos están ubicados dentro de la zona árida y semiárida patagónica con una producción extensiva sobre pastizales naturales, típicos en la región. El 100% de los campos bajo certificación en Chubut son avalados por la firma OIA. En el 2007, Chubut se transformó en la provincia argentina con mayor superficie bajo certificación orgánica, «transformándose en una referente natural de esta línea de trabajo, que se va consolidando en la Argentina y particularmente en la Patagonia», subrayó Contreras.

«El producto que se obtiene es Lana Merino Fina Orgánica, proveniente justamente de la raza Merino, que se distingue por su calidad de lana, dentro del rango de extra-finas y finas. El volumen anual disponible de lana fina orgánica ronda 1.000.000 de kilos, con una finura promedio de 19-20 micrones (rango de 17 a 20.9 micrones), rinde al peine promedio de 58% a 62%, materia vegetal menor al 1%, un promedio de largo de mecha de 65 a 88 mm y una resistencia a la tracción de 30 a 32 Nw/Ktx», explicó. El Nw/Ktx es una medida de la resistencia a la tracción de la fibra de lana que sirve para saber si es firme y no quiebra (por encima de 30 Nw/Ktx), o si es algo débil y con posibilidad de quebrar (de 29 Nw/Ktx para abajo).

La interacción del grupo de productores con las empresas compradoras e industrializadoras de lanas (locales y del exterior) dieron sus frutos. Desde lo económico, las ventas de los lotes de Lana Fina Orgánica (que van identificados con una etiqueta), logran un diferencial respecto de los de lana convencional que, hasta la zafra 2007, fue de 0,3 a 0,5 dólares/kg de lana (promedio 0,4 dólares/kg). Este plus todavía es menor del que vienen obteniendo los lotes de Lana Orgánica en el mercado australiano: 1,2 dólares/kg base limpia.

En cuanto a la cadena de valor, «mediante un trabajo conjunto de productores, empresas procesadoras de lana del Parque Industrial de Trelew, el Senasa, la OIA y el Gobierno Provincial, se avanzó en el desarrollo de la norma oficial para llegar al Top Orgánico, para cerrar así el proceso de agregado de valor», destacó Contreras.

A partir de este trabajo, la Argentina pudo presentar como novedad, en el último Congreso Mundial de la IWTO, la primera Norma Oficial vinculada a la Certificación del Top de Lana Orgánica, posicionando al sector y a las empresas copistas locales en un sitio destacado en el mundo.

El cierre de la ecuación económica de los productores con certificación orgánica estará dado cuando puedan vender sus animales como Carne Ovina Orgánica. «Ahora está impedido por intereses encontrados con los responsables de las plantas frigoríficas de la Patagonia y fundamentalmente de logística, que limita la posibilidad de exportar a la condición de producto congelado, coartando la posibilidad de acceder a los mercados Premium de cortes enfriados», subrayó. En esta línea, vienen trabajando en la definición de un Proyecto de Instalación de una Planta Frigorífica Ovina de Exportación en la zona del VIRCH (Valle Intermedio del Río Chubut).

Recientemente, el Propat de Chubut, junto con la Fundación Empresaria de la Patagonia (FEPA), el Ministerio de Industria, Agricultura y Ganadería y el Ministerio de Comercio Exterior, Turismo e Inversiones, realizaron el Seminario «Estrategias de Diferenciación del Mercado Mundial de la Lana». Contó con el auspicio de la FAO, enmarcándose dentro de las acciones preparatorias para el Año Internacional de la Fibra Natural 2009, y el acompañamiento de los Municipios de Comodoro Rivadavia y Trelew, las Sociedades Rurales de Comodoro Rivadavia y del Valle de Chubut, Woolmark, MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica), el SEA y la OIA.