Bioinsumos, un recurso poco utilizado entre productores orgánicos argentinos

El 19 de junio, integrantes de la Comisión Directiva y el staff de MAPO se reunieron con el Ing. Juan Carlos Ramírez Coordinador de Producciones Ecológicas del Senasa, Coordinador del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y Presidente de la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica (CIAO) con el fin de hacer un diagnóstico sobre la utilización de bioinsumos en Argentina y analizar las necesidades de los productores con el objetivo de promover y facilitar su uso entre pequeños y medianos productores agropecuarios.

Los bioinsumos son productos biológicos elaborados comercialmente a partir de organismos benéficos como insectos, hongos, bacterias o extractos de plantas para ser utilizados en el sector de la producción orgánica de alimentos. Deben ser esenciales para obtener o mantener la fertilidad del suelo, cumplir con requisitos específicos de nutrición de cultivos, o propósitos específicos de acondicionamiento de suelos y de rotación que no puedan ser satisfechos por prácticas de manejo. Su uso no debe tener un efecto perjudicial para el equilibrio del ecosistema o las características físicas del suelo, o a calidad del agua y el aire.

Para ser utilizados en la Agricultura Orgánica los bioinsumos deben estar admitidos en los anexos de la normativa y ser aprobados por la certificadora. El IICA, está haciendo una encuesta para su relevamiento con la colaboración del MAPO que la envió a todos los productores.

En el encuentro, los especialistas coincidieron en que los productores orgánicos, sobre todo los frutícolas y hortícolas, no utilizan bioinsumos por desconocimiento por lo que es prioritario intensificar las acciones de difusión, capacitación y acercamiento con proveedores, teniendo en cuenta las necesidades específicas de las distintas economías regionales.

La agricultura orgánica hace hincapié en el empleo de prácticas de gestión por sobre el empleo de insumos externos a la finca. Se realiza mediante la utilización de métodos culturales, biológicos y mecánicos, en contraposición al uso de materiales sintéticos. Los bioinsumos son una alternativa para la producción sostenible de cultivos, son efectivos y de bajo costo. Sin embargo para tener éxito se requiere que el agricultor conozca el uso y manejo de estos productos.