Informes y artículos

Jueves, 17.03.2011

Beneficios de la Agricultura Orgánica al Medio Ambiente

La importancia de la agricultura orgánica reside en su concepto de intervención en la naturaleza, porque en ella integra las acciones de producción a los procesos productivos naturales del ecosistema.

Por Liliana Rithner
Bióloga, especialista en Ciencias Quimicas y Ambiente,
miembro del Área de investigación de MAPO.
PMAS Argentina

Brevemente los sistemas orgánicos pueden clasificarse de la siguiente manera:

a. Sistemas orgánicos extensivos (SOE). Básicamente se trata de agricultura de secano, sin riego, en extensiones de cientos de Ha.

Como ejemplo ver Grupo Pampa Orgánica

b. Sistemas orgánicos intensivos (SOI). Son producciones dedicadas a producción de hortalizas, fundamentalmente, generalmente bajo riego.

c. Sistemas Silvopastoriles, pastoreo con conservación de cubierta de árboles muchas veces autóctonos.

d. Sistemas silvestres, son sistemas de recolección que certifican áreas silvestres como de tratamiento orgánico por la no intervención productiva. Estos sistemas utilizan la oferta ecosistémica,: miel, frutos, honfos, hierbas, etc. Verificando que la intervención del hombre no afecte la sustentabilidad del ecosistema.

e. Producción de frutales arbóreos.

f. Producción secundaria, se trata de manufactura sobre productos orgánicos. Estos productos utilizan insumos orgánicos en la mayor parte posible.

f.1. Manufactura alimenticia, son productos elaborados con materias primas orgánicas certificadas y procesos certificados.

f.2. Manufactura textil, son prendas de vestir confeccionadas con fibra vegetal o animal certificada.

Los aspectos considerados en el presente análisis serán los relacionados con la producción primaria, vegetal, por ser los aspectos críticos en la intervención productiva. De ellos los más relevantes son los referidos al suelo, agua, aire, biodiversidad, ecosistema, biósfera, sociedad.

El suelo

suelo-vegetal.jpg La agricultura representa una importante intervención al ecosistema por su tratamiento del suelo. Esto es una invariante en los sistemas de labranza. Los procesos de la AO incluyen la rotación de cultivos en los que se incluyen cultivos, descanso y pastoreo. Este sistema restituye los nutrientes al sistema en forma natural. Evita los excesos de nitratos provocados por la aplicación de fertilizantes nitrogenados. La aplicación de fosfatos en forma química para
abono en la agricultura tradicional y de siembra directa, constituye una importante fuente de contaminación de las aguas como son los nitratos. (Ver siguiente: ASPECTOS AMBIENTALES DEL AGUA EN AO).

Un impacto derivado de la no aplicación de fertilizantes químicos se da en la relación nutrientes/tamaño de la planta, puesto que la calidad proteica de los alimentos fertilizados químicamente es diferente resultando en un producto más fibroso y de mayor contenido de agua/biomasa. Otro beneficio de la no fertilización química lo constituye el menor impacto a la micro y mesofauna del suelo, dado que los derivados del nitrógeno intervienen en los equilibrios químicos del suelo e inducen al cambio en las comunidades microbiológicas
restando capacidad de homeostasis al suelo. La homeostasis es la conservación de un estado de funcionamiento en equilibrio con los cambios meteóricos, estacionales y eventuales del ambiente.

En el área de producción de AOI, el uso de cubiertas orgánicas protectoras del suelo y la consociación de cultivos resulta una práctica muy exitosa en cuanto al mantenimiento de la humedad, la estructura y la textura del suelo.

Otro aspecto de la protección de la salud del suelo lo constituye la ausencia de pesticidas en los procesos de producción. No se aplican organofosforados, glifosato, endosulfán, ni ningún pesticida de síntesis química de uso permitido en agricultua convencional. Esta acción
beneficia la salud biológica del suelo, la calidad del agua, la calidad organoléptica del producto y la salud de la población humana, de manera directa e indirecta incorporando este beneficio para la salud tanto para quienes producen, como así también para quienes consumen.

El agua

foto-andina-rio-jequetepeque.jpg

Es evidente que la agricultura de secano es conservadora del agua por la utilización del agua disponible de precipitaciones.

En líneas generales, la AO es conservadora de la calidad del agua, y este es un aspecto de suma importancia. Aproximadamente el 3% del agua del planeta es dulce y de ella solo una parte está disponible como agua potable. Esta cantidad de agua potable accesible a la población humana decrece dramáticamente. Es absolutamente necesario conservar la calidad del agua potable y esto es un punto ambiental de suma importancia en la AO. La agricultura orgánica que no tiene permitido el uso de productos de sínteis química, evita la utilización de insumos químicos.
No están permitidos agroquímicos usados en la agricultura tradicional, los cuales se caracterizan por su efecto residual, efecto que desorganiza la comunidad microbiológica y de mesofauna (degradadores del suelo, competidores de especies dañinas, aireadores y estructuradores del suelo -lombrices, arthropodos, insectos benéficos-). La perdurabilidad de los agroquímicos en el ambiente, asi como su capacidad de acumularse en tejido vivo y asociarse a partículas de humus y arcilla del suelo es lo que los hace tan dañinos al ambiente.
Estos químicos pasan a las aguas desorganizando los procesos homeostáticos de los cuerpos de agua. En el agua los productos químicos de la agricultura convencional provocan un proceso de putrefacción y pérdida de biodiversidad llamado eutrofización. El proceso de eutrofización implica la pérdida de calidad potable para los humanos por riesgo de toxicidad por algas verdiazules, pérdida de calidad para la vida acuática e impacto por emisión de gases de efecto invernadero. (Ver más abajo: ASPECTOS AMBIENTALES: BIÓSFERA). La baja calidad del agua de los ríos y acuíferos obliga en muchos casos a procesos más agresivos de potabilización entre los que se cuentan el exceso de cloro, que provoca múltiples respuestas negativas en la hidratación de la población humana (pérdida de apeticibilidad). La filtración de compuestos de nitrógeno en los acuíferos es un mayor riesgo de cáncer para los seres humanos que la consumen.

El aire

aire-puro.jpg Estos aspectos son preponderantes para el trabajador rural, sus vecinos y las poblaciones aledanas que están expuestos a venteos de productos químicos durante las fumigaciones y absorbe parte de ellos vía pulmón a través de la respiración del polvo emanado del trabajo mecanizado de la tierra.

Otros aspectos de la calidad del aire están considerados bajo el aspecto de biósfera.

Biodiversidad

ae1.jpg

La existencia de refugios para la fauna y flora silvestres son estructurales en las prácticas de AO. Los refugios conservan biodiversidad con el propósito de mantener los equilibrios predador-presa que son un elemento de control para la producción orgánica, ya que no se recurre a la fumigación para el control de pestes.

La aplicación de pesticidas y herbicidas en la agricultura convencional mantiene un mercado de insumos químicos del cual el agricultor se hace dependiente y padeciente. “Un cultivo con resistencia a insectos y enfermedades hace su aparición, se comporta bien por algunos
años(típicamente de 5 a 9 años) y después la resistencia es sobrepasada, la productividad cae y por lo tanto debe ser reemplazada por un cultivo más prometedor. La trayectoria de las variedades se caracteriza por: una fase de despegue, cuando es adoptada inicialmente por los agricultores; una etapa intermedia, cuando el área cultivada se estabiliza; y finalmente, una contracción del área de cultivo. De esta forma, la estabilidad de la agricultura moderna depende de la continua introducción de nuevas variedades, en vez de depender de una diversidad genética compuesta de muchas variedades sembradas en la misma finca” (Altieri, 2000). Progresivamente y como respuesta equilibrante del ecosistema, se generan poblaciones resistentes a especies químicas, las cuales intensifican las dosis necesarias para combatir plagas en la agricultura convencional, lo que redunda en una “carrera bélica” en donde los únicos beneficiados son las corporaciones de la industria de agroquímicos y las víctimas más silenciosas los seres humanos con mayor morbilidad y mortalidad por enfermedades degenerativas de los tejidos.

Menor biodiversidad es menor estabilidad en clima, suelo y menor capacidad de recuperación del ecosistema ante eventos extremos.

Ecosistemas

ecologia.jpg Los ecosistemas son fuente de “ambiente saludable para el hombre”. El hombre nació como criatura biológica en un ambiente que lo permitió y le dio los elementos para su desarrollo cultural. Esta es la base, la madre y la protección humana.

El hombre adaptó el ecosistema a sus necesidades. Hoy cabe preguntarse si el hombre actualmente adapta al ecosistema a sus necesidades o el ecosistema está siendo obligado a responder solo a un aspecto socioeconómico del hombre centralizado en una cultura especializada del poder.

La biodiversidad, como hemos mencionado es la base de la estabilidad productiva del ecosistema bajo el concepto de la AO.

El cuidado del suelo, del agua, del aire y de la flora y fauna acompañante a la producción, cumplen con el principio de Brutland y los objetivos del Milenio, conservar para que las generaciones futuras puedan gozar del beneficio de los recursos naturales como lo hacemos hoy.

Un importantísimo efecto de la conservación de la biodiversidad es la reproducción del paisaje. Si no hay variabilidad genética suficiente, el paisaje degradado por la incorporación de especies exóticas y por el escape de cultivos, no tendrá capacidad de regeneración.

El aporte a la conservación de la biodiversidad de las prácticas de AO, tiene múltiples y complejas repercusiones benéficas que van desde la conservación de identidad cultural, dependiente del paisaje de pertenencia cultural, hasta la seguridad alimentaria bajo catástrofes de las poblaciones humanas.

Otro aspecto poco conocido de la agricultura orgánica es su mayor eficiencia en cuanto a la utilización de energía, considerando la gran cantidad de energía que se utiliza en la fabricación de agroquímicos y fertilizantes y el transporte de los mismos, además de ser eficiente en cuanto a la mayor utilización de trabajo humano.

 Biosfera

576427433_09fb61c74f.jpg

Muchos productos químicos generados en enormes cantidades en las industrias dedicadas a agroquímicos y en las producciones convencionales tienen efectos globales. Cabe mencionar los compuestos en base a bromuros que se utilizan para la protección de semillas, los cuales no usa la AO tiene efectos sobre la estratósfera.

La producción de gases de efecto invernadero, de vapor de agua y de calor es necesariamente menor en la AO, dado que utiliza menos productos industrializados, tanto en la producción primaria como en la manufacturada. A ello se resta el trasporte de tales productos.

Sociedad

41681282291317.jpg

La producción orgánica tiene en cuenta al trabajador, prestando atención a la educación y la salud de la familia.

La AO es un instrumento de desarrollo para las familias del sector rural. Conserva identidad cultural y permite la autoproducción de alimentos. Fomenta la conservación y una relación con a naturaleza equilibrada.

Los sistemas productivos orgánicos son los sistemas agropecuarios que emplean mayor mano de obra local, promoviendo la permanencia de las familias en los medios rurales.

Mientras las producciones convencionales consiguen una reducción de costos trasladando el costo de la degradación ambiental a la sociedad y el costo de la pérdida de salud a la familia, la AO inserta los costos de mantenimiento de la salud ambiental en el producto y conserva la salud de la familia. Trabaja por el arraigo a la tierra antes que para la migración a las grandes ciudades.

Respecto del impacto en salud, diversos movimientos sociales que incluyen profesionales, ambientalistas, médicos rurales, han publicado estudios referentes al impacto negativo que sobre la salud tienen los restos de pesticidas, los aditivos químicos en alimentos sobre la salud de la población consumidora de alimentos y los impactos negativos que tienen sobre la salud de la población rural las fumigaciones aéreas y locales.

El “glifosato”, herbicida ampliamente usado es sospechoso de enfermedades de la piel, malformaciones congénitas que involucran la médula nerviosa y diversas enfermedades del sistema nervioso. Su clasificación como insecticida verde es cuestionada por su propiedad de permanecer adherido a las partículas del suelo amplificando su impacto sobre el suelo y las aguas. Desde ya este mecanismo aumenta significativamente el riesgo en salud de las personas.

Por todo lo expuesto consideramos que la AO requiere un fuerte apoyo y promoción de parte de los organismos de decisión, para que se fomenten prácticas altamente sostenibles en la producción de alimentos donde el ecosistema sea siempre el ambiente de referencia. Ese ecosistema al que biológicamente y culturalmente estamos adaptados y que permite y seguirá permitiendo en tanto goce de buena salud, nuestro desarrollo humano.

. Publicar un comentario

Debe estar logueado para publicar un comentario.